Pesquisar em Vídeos, membros, eventos, arquivos de áudio, fotos e Blogs Procurar
isabel acuña
e.motion

isabel42|Mexico

Este es el día que hizo el Señor; Nos gozaremos y alegraremos en él. Salmos118:24


Meu blog

«voltar
<1  456 8>

LA PACIENCIA

Nov 27, 2009

1,204 Exibições
     (0 Avaliação)

LA IMPACIENCIA DE PEPITO 

Pepito y Juan, su mejor amigo,regresaban de la escuela platicando lo divertido que estuvo el partido de futbol,que jugaron durante el recreo.Cuando en eso,los dos se quedaron paralizados frente a un aparador.Era una tienda de deportes,ahí frente a ellos se encontraba algo maravilloso,nadie dijo una sola palabra,sólo admiraron boquiabiertos ese balón de futbol autografiado por su jugador estrella. Era escepcional. Despues de un rato al fin reaccionaron y apresurados entraron en la tienda. Una vez en el mostrador visiblemente emocionados preguntaron el precio. El empleado del mostrador les dijo el precio,pero también les dijo que era el único en existencia,por lo que debian apurarse a comprarlo ya que muchos niños habían venido a preguntar por él.

Pepito empezó haciendo chilenas y metiendo goles fabulosos. Ese balón tenia que ser de él a como de lugar. Juan, su amigo, comentó que le pediria dinero a su papá para comprarlo. Los dos salieron de la tienda. Pero Pepito no podia esperar más, salió corriendo a su casa para pedirle dinero a su papá para comprar su balón. No queria que nadie,ni su amigo Juan se lo ganara. Juan se fue tranquilamente a su casa. Al llegar,entró apresuradamente,sin saludar,pregunto por su papá. Estaba muy agitado por la corrida. Con su voz cortándose por su agitada respiración,Pepito le contó a su mamá,ella le dijo que se tranquilizara,que le veía agitado e impaciente. Debían esperar a su papá. Pepito se movía de un lado a otro desesperado sólo veía y veía el reloj. Cada segundo era interminable. Pepito se imaginaba si otro se llevaba su balón,no lo soportaria,así que se desesperaba aún más.

Pasaron 3 horas y por fin su padre llegó. Sin avisar se lanzó sobre él y jalándolo hacía la calle le dijo su historia. Su papá con paciencia lo tomó en sus brazoz por un rato y le dijo que era muy bueno,pero que sería hasta mañana,ya que él estaba cansado,y él quería acompañarlo para ir a comprarlo.Pepito insistió en que fuera en ese momento,que no se quería quedar sin balón. Seguía jalándolo hacia la calle,casi implorándole y con sus ojos llenos de lágrimas:¡¡¡Papá vamos por favor!!! 

Su padre le dijo que tenia que ser paciente y esperar, que necesitaba aprender,y ésta sería muy buena oportunidad para hacerlo. Llegó la hora de dormir. Pepito no podia hacerlo,se imaginaba a otros jugando con ese bello balón y él,solo viendolos.

En eso se le ocurrio algo. Decidió ir por él,si decidió robarlo antes de perderlo. Se vistió y salió silenciosamente de su casa. Corrió hacia la tienda de deportes y se detuvo por un rato a admirarlo. Aún estaba ahí,lo estaba esperando. Buscó la manera de meterse,encontró una ventana abierta por la parte trasera,y silenciosamente se introdujo a la tienda.

Su corazón palpitaba fuertemente. Estaba a  unos cuantos pasos,extendió sus manos lentamente,temblando lo tomó y sintió la suavidad de su piel. Mientras aún lo retiraba del aparador,súbitamente se encendieron las luces de la tienda y dos policias lo tamaron bruscamente. Pepito soltó su balón. Uno de los policias lo colocó nuevamente en el aparador.

Pepito les contó como no pudo esperar hasta mañana,que lo iba a pagar,que le dejaran llevárselo. Los policias llamaron a su papá y le informaron lo sucedido. El se presento en la tienda,se responsabilizó de lo que sucedió. Los policias perdonaron a Pepito,querian llevarselo al tribunal de menores,pero las insitencias de su padre lograron hacerlos desistir de su idea.

Ya en el auto su papá regañó a Pepito,le dijo como su impaciencia le había llevado a hacer todo eso. Llegaron a casa, su paá lo disciplinó,lloró,su padre lo abrazó fuertemente y lo besó. Al día siguiente Pepito había aprendido a ser paciente. Su amigo Juan pasó por él para irse a la escuela. Cuando Pepito vió a Juan,se asombró,se quedo con los ojos cuadrados. Juan tenía el balón en sus manos. Pepito le platico a su amigo lo sucedido. Juan decidió compartir con Pepito su balón, ambos se fueron a la escuela muy contentos habiendo aprendido a esperar.

Este fruto es muy importante que los niños lo entiendan y aprendan; sobre todo en este tiempo donde todo es instantáneo y rápido.

La sociedad cada vez más esta perdiendo la virtud de saber esperar, y los niños lo están aprendiendo, quieren tod ¡ya! y ¡ahora! Jesús siempre fue paciente en la tierra, nunca andaba de prisa, podia hablar con un politico, y a la vez detenerse a bendecir y jugar con los niños.

Abracemos pues la paciencia, seamos como él. La palabra paciencia tiene varios aspectos: Es la vitud que hace soportar los males con resignación. Es la cualidad del que sabe esperar con tranquilidad las cosas que tardan.

Gálatas 5:22