<p style='margin:0px; text-align:center; font-size:16pt; font-weight:bold;'> You need Adobe Flash Player to see this video<br><br> <a href='http://www.macromedia.com/go/getflashplayer' style='text-align:center; font-size:16pt; font-weight:bold;'> Get the Flash Player</a></p>
Pesquisar em Vídeos, membros, eventos, arquivos de áudio, fotos e Blogs Procurar
jakeline ruiz
e.motion

Jakie Ruiz|Mexico

Cuando VERDADERAMENTE CREES que Dios NO tiene límites...Puedes tener la VALENTÍA para AVANZAR!


Minha Oração

La sana enseñanza no distorsiona la Palabra de Dios ni divide a la iglesia. Mas bien, une a los creyentes y edifica el cuerpo de Cristo para que sus miembros cuiden unos de otros y hagan |mais

Participar da Oração

Anúncios da comunidade


¿ TIENES EL SINDROME DEL CENTAVO ? Feb 29, 2012 2 Comentários

La mayoría de las veces, consideramos el centavo como una unidad monetaria muy despreciada. Muchas personas, si ven ésta moneda tirada en el piso, ni siquiera se molestan en levantarlo. En la Biblia, se habla de David y Goliat, y se describe a una persona insignificante, cuya confianza en Dios era mayor que cualquier otro poder que estuviera a su alrededor. Cuando David se ofreció para enfrentar al gigante Goliat, el rey Saúl dijo: "No podrás tu ir contra aquel filisteo" (1 S 17:33). Pero David tenía fe en el Señor que lo había librado en el pasado (v37). David no padecía del "síndrome del centavo": un sentimiento de inferioridad y de desesperación al enfrentar problemas abrumadores. Si él hubiera prestado atención al pesimismo de Saúl o a las amenazas de Goliat, no habría hecho nada. En cambio,actuó con coraje porque confiaba en Dios. Esfácil sentirse como un centavo, pero cuando obedecemos al Señor, todo se traduce en una gran suma, nuestros actos de fe, grandes o pequeños, marcan una gran diferencia. Y cada centavo cuenta! "Señor, aumenta mi fe.Enseñame a como andar por fe y no por vista. Dandome la fortaleza para pararme firme en tus promesas y creer cada una de tus palabras, de tal manera que ore con poder convencida de que las circunstancias van a cambiar. Sabiendo que el que duda es de doble ánimo e inconstante y no recibirá nada de ti. Ayúdame a no estorbar en lo que quieres hacer en mi, tomando el escudo de la fe para vencer los dardos de fuego del maligno. Gracias Señor porque haces que mi fe sea lo suficintemente fuerte como para levantarse en medio de las circunstancias y limitaciones, en el precioso nombre de Jesús, amén